Subscribe:

19 abril 2007

El equipo de Ramón

EL EQUIPO TUVO UN ROTUNDO CAMBIO CON LA LLEGADA DE RAMÓN ANGEL DÍAZ


Con la llegada de Ramón Díaz a San Lorenzo de Almagro de descomprimió una situación que venía siendo muy hostil en la anterior etapa, la de Oscar Ruggeri.
Muchos jugadores pasaron de ser silbados hasta el hartazgo a ser considerados ídolos en este torneo.
El caso más significativo es el del Malevo Osmar Ferreyra, el ex River fue muy resistido cuando el equipo lo comandaba el cabezón. Hoy es considerado pieza fundamental para el andamiaje colectivo.
Otro jugador muy resistido fue uno de la casa, Jonathan Bottinelli. En algunos partidos del torneo pasado se le adjudicaron algunos errores clave que le costaron a san Lorenzo puntos clave. Y la gente se lo manifestó con silbidos, no todos, pero se escucharon.
Otro que no la pasó bien fue el ex Arsenal, con pasado quemero, Santiago Hirsig. Hubo mucha reticencia a la hora de su llegada, se lo miraba y se lo analizaba de más por el pasado y no por el presente. La gente estaba con demasiada incertidumbre acerca de cómo iba a ser su rendimiento en el conjunto de Boedo, que por cierto no fue bueno en los primeros seis meses.
Uno que contó siempre con el apoyo y el cariño de la hinchada fue Diego Rivero. El burrito se metió a la gente en el bolsillo por su entrega dentro del campo de juego y por sus ganas de querer ganar siempre. Pese a que en este torneo no es titular indiscutido, el amor que la gente cuerva le manifestó en el apertura 2006 se acrecienta cada vez que el ex Chacarita pisa el terreno de juego, es el más ovacionado del equipo de Ramón.
Pero si la mayoría de los jugadores eran silbados con Ruggeri ¿que cambio en estos meses para que la hinchada ya no los insulte más?, al contrario los ovaciona y los aclama.
En primer lugar el riojano logró que el foco de atención se posara en el, que las miradas y los gestos suspicaces se los hicieran a el. Así logró liberar de tensiones y presiones a los jugadores para que pudieran jugar con muchísima soltura.
Le ratificó el puesto de arquero titular a Agustín Orión que lo venía haciendo muy bien. Le dio mucha confianza a Cristian Tula, convirtiéndolo e el comodín del equipo y dándole la cinta de capitán.
Trajo para equilibrar el mediocampo al Lobo Ledesma, de un excelente Apertura con Argentinos Juniors, y le está rindiendo. Otro gran acierto es la contratación a préstamo de la Gata Fernández, goleador y figura de este equipo. Gol a Boca y a Independiente, claves para meterse a la gente en el bolsillo.
Le vino muy bien a Ramón, pero más a San Lorenzo la continuidad de Silvera y Lavezzi, el primero porque desde el retiro de Acosta que no había un goleador como el y, “El Pocho” por las condiciones que tiene y que aún puede seguir demostrando a toda la gente del cuervo. De los dos el que más cariño cosecho de la gente en el torneo anteior fue “El Cuqui”, con sus goles se ganó el respeto y la adoración de toda la parcialidad sanlorencista.
Volvió Ramón al fútbol argentino, y comanda al conjunto cuervo hacia un título que se le niega desde hace varios años. Se encamina hacia eso, al menos parece.


1 comentarios:

Joaquin dijo...

un entrenador puede cambiar un equipo radicalmente , y ramon lo ha demostrado , muchas veces se dice que la culpa es de los jugadores , que los entrenadores no ganan los partidos y que son los jugadores los que tienen que correr y marcar goles , pero un entrenador es la columna vertebral de un buen equipo.