Subscribe:

06 noviembre 2007

EL CABARET DE RACING

Alguién cercano a Racing, una fuente fidedigna me ha confirmado que en el conjunto de Avellaneda se está gestando una crisis que puede deparar con la destitución del actual entrenador Gustavo Costas. Las malas lenguas sostienen que de perder el clásico ante Independiente el gerenciador trataría de descomprimir el mal clima que existe entre el seno del plantel con la ida del tecnico.
La imagen de Bastía reclamandole a su compañero Sava de manera ampulosa y casi llegndo a las manos ante Tigre recorrió los medios, marcó un antes y un después en las relaciones afectivas y profesionales de los jugadores, ya nada sería igual. Con la derrota del último sábado ante Boca trajo secuelas muy graves para Racing. El grupo se partió, se quebró, dividió, se segmentó, como usted lo prefiera. Lo cierto es que El Polaco Bastía, un ícono de club, amado por los hinchas está sumamente peleado con Sava y a la inversa. A la vez existen jugadores que ya no están convencidos del liderazgo de su entrenador y lo cuestionan acerca de su forma de trabajar. Bastía a la vez se muestra siempre en defensa del gerenciador de Blanquiceleste y no mantiene dialogo con la mayoría de sus compañeros, es más Sava se quiso acercar apara apaciguar los animos pero el rubio hizo caso omiso y fue así como el Colorado se alineó con su amigo Campagnuolo.

Por otro lado, los pibes del club están enojados con Adrián Bastía desde la pretemporada porque ellos querían participar más de la reunión de los grandes, algo que Sava aceptaba pero el volante central desestimó, y al ser el capitán del equipo es la voz de mando. El rubio es muy cercano al Piojo López y Pellerano, aunque es resistido por la mayoría. el jueves pasado, los juveniles pasaron otro mal trago. Ocurre que les cayó muy mal que los representativos no les contaran lo que habían acordado con De Tomaso por los premios a cobrar en caso de vencer a Boca. De hecho, uno de ellos se le habría plantado a Bastía para que los pusiera al tanto.

A lo dicho anteriormente se le suma que hay algunos problemas con los paraguayos: Salcedo, Avalos y Caceres son mirados de reojo por sus compañeros ya que se los nombra como laderos y compinches del entrenador y en un supuesto caso podría influir en las decisiones de Costas.

En la vereda de apoyo aparece un hombre incondicional al entrenador, más allá de que no juegue: Estévez, con el que están encaramados los jugadores de menor edad. Luego del partido ante Boca en el cual su euipo fue vapuleado salió a dar la cara apoyando al técnico y a los compañeros. Averiguando bien se desprende que el conflicto no llegó a desatar un encontronazo tono entre las partes. Lo que más reclaman algunos es espíritu de grupo, que se priorice lo colectivo por sobre las vanidades personales. Y José Chatruc que desde que llegó a racing no juega??? es uno de los que intenta poner paños frios a la situación pero al no tener dialogo con Bastía todo se hace más complicado aún.

Como diría el recordado Diego Latorre: "Esto más que un equipo parece un Cabaret" y vaya razón tenía en ese momento gambetita. Hoy en Racing se viven momentos demasiados turbios, espremos que el río se calme.

1 comentarios:

Pablo dijo...

Malos tiempos para la Academia. Y lo malo es que tiene pinta de ir a peor.

Saludos.